Un Acto de Comunión

un acto de comunión ¿En dónde está el teatro, en lo que se ve o en la capacidad de generar en el espectador la posibilidad de ver algo que no está ahí? En estos tiempos en los que el cine, la televisión o el internet tienen los medios y la tecnología para mostrar detalladamente la realidad, hay que recordar la posibilidad extraordinaria que nos ofrece el teatro. La oportunidad de imaginar.

Un Acto de Comunión de Lautaro Vilo nos brinda la posibilidad de ver una obra con los ojos de la fantasía. Todo lo que sucede no pasa dentro de la escena sino en la intimidad de cada espectador. En el escenario hay un músico, Adolfo Oddone, y un intérprete, el mismo autor y director, Lautaro Vilo, pero la obra acontece de tal manera que con los mínimos gestos y recursos escénicos logran hacernos mirar todo desde nuestra imaginación.

Un Acto de Comunión forma parte de la trilogía sobre Noticias Internacionales que el autor ha desarrollado. La trilogía consiste en contar una obra a partir de un suceso internacional. En este caso tomó una noticia que impactó al mundo en el año 2003 en Alemania donde se llevó a cabo un juicio contra un hombre por cometer un acto de canibalismo.

La noticia por sí misma es una nota roja y tiene la característica de poder quedar sólo como encabezado de un periódico sensacionalista, como un hecho bárbaro y sin trascendencia más allá del morbo, pero Lautaro ha logrado con su propuesta permitirnos mirar la realidad desde otro ángulo. Vemos este suceso a través de los ojos de uno de los que participaron en esta noticia. No diremos cual, porque eso genera una expectativa que vale la pena descubrir en la función. El hecho es que Vilo logra hacernos comprender este suceso no como un acto violento cometido por un psicópata, sino que nos propone una mirada poética sobre el fenómeno y arriesga un motivo para explicar este evento, motivo que termina resultando contundente por su humanidad.

Este montaje nos recuerda que la realidad es más compleja que la dicotomía simplista de hablar sobre hacer “el bien” o “el mal”, pues detrás de cada acto visto por la mirada de un artista, existe una metáfora capaz de develarnos las razones más oscuras de los hombres y conmovernos profundamente.

Un Acto de Comunión refleja, además, la soledad devastadora que paradójicamente subyace en la era de la comunicación, en donde la necesidad por un contacto genuino se hace cada vez más ingente. Tiempo en el cual necesitamos, quizá más que nunca, un acto de comunión.

Un Acto de Comunión se presenta en  ElKafka Espacio Teatral, puedes reservar o comprar tus entradas en: http://www.alternativateatral.com/obra35062-un-acto-de-comunion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *