Dios tenía guardado algo para nosotros. Obra romántica que recupera la idea de destino

dios tenía dos

“Todo encuentro casual es una cita”.

Jorge Luis Borges

No se puede hablar de amor sin ser sentimental, que no cursi ni necesariamente melifluo. Creer en la posibilidad o imposibilidad de un encuentro amoroso necesariamente nos conduce a otro nivel de la percepción en donde las palabras dejan de ser suficientes, las miradas hieren y todos los caminos parece que confluían hacia un mismo destino: el otro.

Dios tenía algo guardado para nosotros, escrita y dirigida por Maruja Bustamante y con las actuaciones de Bárbara Massó (Cristal), Gonzalo Pastrana (Mateo), Gael Policano Rossi (Dios), es una obra de amor romántica que recupera la idea del destino.

Dios propicia el encuentro entre Cristal, una poeta extravagante, y Mateo, un pintor de pocas palabras. Después de que estos personajes se encuentran como por milagro, es donde empiezan los malentendidos, la espera, la asfixia por la ausencia del otro, el querer decir y no poder, en fin, quedan a merced de sus pasiones, su libre albedrío, su humanidad.

Uno de los aciertos más grandes de esta puesta en escena es que no es empalagosa en ningún momento y logra instantes profundamente conmovedores además de divertidos pues está atravesada por una mirada humorística y poética que casi podría situarla en la categoría de comedia romántica. Con la diferencia sustancial de que las contradicciones y la verdad de lo que devela en las relaciones entre Mateo y Cristal es más propio de lo que conforma una mirada teatral compleja y nada complaciente.

El espacio de representación se encuentra cubierto por papel blanco que conforme la obra avanza va siendo pintado por los tres personajes, creando un registro pictórico de esta historia de amor. Esto da como resultado una metáfora de las experiencias como escritura de nuestra propia vida, en donde destino y decisión confluyen y se confunden.

Las actuaciones son frescas, naturales y poseen la característica de que en momentos los actores hablan hacia el público, generando complicidad y cercanía. De esta forma estamos más inmersos  en la intimidad de estos enamorados e incluso en la  de Dios y sus misteriosas razones.

Dios tenía algo guardado para nosotros es una obra de amor que contempla las diferentes  aristas de este fenómeno y nos cuestiona: ¿Qué pasa, qué hacemos y qué nos queda después del momento en que dos personas vivimos el milagro del primer encuentro con alguien a quien amaremos?

Para más información sobre Dios tenía algo guardado para nosotros, como funciones, venta de boletos o reservas, visita: http://www.alternativateatral.com/obra32068-dios-tenia-algo-guardado-para-nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *