Cuando el convivio funciona. Tesitura de la Carne y @sexus en el Festival de Jóvenes Poética de Pachuca

poeticas 2

Algo mágico sucede en una sala de teatro –o cualquier espacio destinado a la representación escénica- cuando el convivio surgido a partir de la empatía de los espectadores con los personajes, provoca que el público se reconozca en las vivencias imaginarias de un autor (materializado por un director), en las emociones que le provoca el sentir de alguien que se exhibe frente a sus ojos para develar lo mejor y peor de sí mismo con la intención de entretenerlo, de contarle una historia.

La comunión que se consigue a raíz del vínculo emocional espectador/personaje hace del teatro un lugar fundamental para reforzar el conocimiento de uno mismo, en tanto se sincera con aquello que lo hace reaccionar: el sentimiento. Cuando el convivio ocurre, se difuminan por un instante las diferencias entre estos y aquellos, no existe la “otredad”; en el momento en que se reacciona al unísono ante los mismos estímulos, dejamos de ser individuos, seres aislados preocupados por la propia circunstancia, para fundirnos en algo más junto con quienes participan en la obra de un cuerpo poético, abstraído del mundo para significarlo.

Identificamos en el perfil del público al que van dirigidos los montajes de la muestra, el detonante idóneo para que esta experiencia mágica suceda. Los adolescentes y jóvenes que han tenido tiempo para conectarse con una sensibilidad desconocida en la infancia, este público sabe que es capaz de conmoverse con una palabra, un gesto, una imagen, sabe que pronto abandonará el terreno del juego por el juego, para acceder a una zona de placer lúdico que empieza a habitarlo para transformar su concepción del  mundo. Sin lugar a dudas la mirada de los jóvenes es inocente, pero ha dejado de ser ingenua. Es un público transparente para el que el anonimato que permite perderse en la multitud, ser una más de las butacas, funciona para que abandone la vergüenza, que en esta etapa también empieza a conocer de una manera distinta, para dejarse sentir y ser ellos mismos por un rato. Sin máscaras, con una recepción de estímulos abierta, sin juicios sobre la escena, toda poética bien construida funciona.

Mientras apele a lo emocional, el público adolescente está dispuesto a aceptar la ficción. Incluso cuando la idea que sostiene los montajes es un discurso intencionalmente didáctico, ha sido escrito para decirles algo en concreto, para aconsejarlos a partir de la incitación a la reflexión y la exposición de casos específicos que funcionarán como mensajes preventivos.

Pues bien, todo esto lo encontramos en las obras Tesitura de la Carne (ganadora del “Premio a la creación escénica contemporánea”) y @asexus, la primera escrita y dirigida por Patrick Trigoso y la segunda a cargo de Enrique Olmos de Ita. Ambos montajes comparten las características de hacer mucho con bastante poco. Ambas producciones caben sin dificultad en la cajuela de un automóvil, facilitando así su transportación, para asegurarse de visitar diversos espacios y acoplarse a las posibilidades de cada uno de ellos, y de interactuar con el público sin incomodarle.

Por un lado, Tesitura de la carne se involucra con el público joven rompiendo sus expectativas sobre lo que “debe ser una obra de teatro”. A partir de la explosión de imágenes alucinantes, secuencias coreográficas y cuadros enloquecidos (pensados, no obstante, cada uno a partir de una crítica a algún aspecto de la sociedad), se pone en entredicho la división de las artes. Este proyecto multidisciplinario apela a la flexibilización de la visión de las poéticas, a una forma de hacer arte de manera incluyente. Tratar de sumar para ampliar el alcance de la visión de las cosas. Este montaje, sostenido en el humor negro y en la ruptura con la lógica cotidiana, es fruto de un laboratorio de experimentación superior a los seis meses del colectivo escénico Move On Collective.

2 Tesitura de la carne 2

Por otro lado, @sexus es un proyecto pensado para ser presentado en las escuelas de Hidalgo con el apoyo del Instituto de la Mujer. La intención del montaje es fomentar una actitud responsable justo en quienes se saben a punto de comenzar su vida sexual. Sin contener en ningún momento una intención moralina, se consigue aconsejar a los adolescentes la prevención del embarazo con la utilización de métodos anticonceptivos y se habla del aborto como una solución que debe quitarse de encima la carga de la culpa. Esta obra es valiente, ágil, audaz, progresista y pertinente, que se acerca a los chicos a través de dos personajes femeninos que requieren de una disposición de energía altísima para no perder la atención de este público inquieto. Con un interés real en prestar algún servicio a la sociedad, Neurodrama A.C, propone en el marco de este festival, atreverse a tratar temas difíciles combinando la seriedad que hace falta para comprenderlos, con una actitud amistosa, ajena a la de las figuras de autoridad que pretenden supervisar el comportamiento sexual de los jóvenes, necesaria para dirigir asertivamente el mensaje. Por cierto que el montaje tampoco fue de corto aliento.

3 Obra @sexus 9

Tesitura de la Carne y @sexus son, sin lugar a duda, objetos de estudio sumamente interesantes, ya que acercan a un público nuevo a compartir la experiencia teatral a partir de temas comunes, relevantes, necesarios…  Quizás el público joven, sin prejuicios del mundo y en proceso de formación de un criterio, son el espectador más interesante, pues representan una de las características más predominantes del teatro y cualquier expresión artística en general: la necesidad de la creación a partir de la imaginación. Y qué mejor forma de crear un mundo en común que a través del teatro.

FirmaZavel

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *